Endulcemos el momento

Todo lo dulce me sabe amargo

Quizás por el agobio del día a día, o la frustración de ver que no siempre salen las cosas como uno quiere, me doy cuenta de que cada vez utilizo más filtros negativos.

Todo me molesta, todo es malo, solo veo lo oscuro, lo triste… ¿qué no tengo motivos para estar estar contenta?

Era consciente de este pesimismo que me persigue y me acecha, pero entonces una amiga me dijo:

Cambia el chip, ¿qué no conoces el karma?

¿El karma?

Para ser sincera, yo de estas cosas ni idea, pero al hacerme esa pregunta me dejó con la intriga.

¿El karma? ¿ Qué había querido decir con eso?

Rápidamente hice lo que hacemos todos hoy en día cuando queremos saber algo, Google.

Teclee KARMA y ¡bualá!, apareció una frase que me hizo pensar…

El karma es como el eco, lo que envías, regresa.Lo que siembras, cosechas.Lo que das, obtienes.
Lo que ves en los demás, existe en ti.

Entonces me di cuenta de que sí, que tenía razón, había que cambiar el chip ¡pero ya!

No todo es tan feo, todo es por algo, y seguro que tanto cambio traería algo bueno.

A pensar en positivo, a cambiar el filtro y sonreír.

Tengo unos peques que me vuelven LOCA, así que tocaba disfrutar, pasar un rato juntos.

Desconectar y ¡endulzar el momento!

En ese instante me vino a la cabeza, el plan perfecto, un lugar donde, tanto los peques, como yo, nos pusiésemos las botas, un subidón de azúcar en toda regla.

Aunque… yo soy más de salado, pero… ¡no pasa nada! también tienen, jejeje. Una vez allí decidiría.

Realmente para el momento yo necesitaba AZÚCAR.

Así que cogí el teléfono y avisé a mis chicas, las chicas del blog, tenía que compartir risas, ganas de verlas , y la verdad… ¡ayuda para controlar al peque! Para salir de casa con el, hacen falta mil ojos.

Quedada en el Glasol

No se si conocéis estas heladerías, pero si es que no… ¡tenéis que ir!.

Heladería Glasol Blasco Ibañez

Seais de dulce o de salado, es sin duda el lugar que necesitaba para desconectar y echarme unas risas, pero pronto llegaron los agobios…

¡La carta! ¿Qué pedíamos?

Jajaja, ojalá todos nuestros agobios fuesen de este tipo ¿no?

¿Cuántas veces os habéis atiborrado a helado de chocolate por un mal de amores?

¿Y cuántos días “de bajón” os ha consolado un poquito de dulce? Esos días de “mujer” que no nos entendemos ni nosotras.

Y por que lo disfruté y os quiero hacer los dientes largos… mirad mirad.

Variedad de helados artesanales, tartas, creps, gofres, batidos… puff.

Si, si , relameros… por que si sólo de ver todos aquellos manjares, ya te mueres del gusto, no os podéis imaginar el momento en el que cruzas la puerta y el sentido del olfato experimenta una explosión de sensaciones.

Sensaciones que hacen que te conviertas, por un instante, en un animal con sus instintos mas básicos, comer y disfrutar haciéndolo.

¿Cómo  pueden provocar estos dos sentidos (olfato y gusto) tal placer?

Y lo más complicado… decidir entre tanta cosa rica

Yo soy la típica indecisa que pregunta a todos los de la mesa que es lo que van a pedir, para poder decidirme.

Y es que cuanta más variedad, más me cuesta.

Bueno pues por goleada ganó el dulce.

¿Qué os parece? Bueno, pues no sobró ¡nada!

Yo disfruté, pero los peques… ¡daba gusto verlos comer!

Salí de allí con las pilas bien cargadas y la tripa  bien llenita, evidentemente ya no cené.

Y si vosotros sois de los míos, y se os ha hecho la boca agua solo de ver las fotos…

Va… que no os he hecho salivar para nada, ¡no soy tan mala!

Os  aviso de que estéis pendientes. Al loro con los stories y publicaciones de nuestro insta laschicasdelblog.

En breve saldrá un sorteo rico ricoo

2 creps de Nutella + bebida

¿Queréis  que sea para vosotros? Pues ya sabéis lo que tenéis que hacer, de todas maneras yo os iré avisando, seguidme esteriskin.

Yo de momento me he propuesto, centrarme en lo bueno, evitar lo negativo.

No ofuscarme en cosas que no dependen de mi, ni están en mi mano.

Menos filtros y más realidad, vivir el día a día y que salga el sol por dónde quiera.

Y no se vosotros, pero yo en breve haré otra visita a mi templo del pecado jejeje, aunque tengo que dejar pasar un tiempo.

Quiero alegrías en mi vida, pero ¡no caries!

Y para terminar os dejo con una frase muy acertada para el tema de hoy.

El tiempo da dulces salidas a amargas dificultades

Deja un comentario