Mallorca en Septiembre

Algunas cosas en la vida deberían ser obligatorias

Hacer un viaje con amigas, al menos una vez al año, es una de esas cosas imprescindibles

El destino elegido este año era Mallorca.

Las fechas: último fin de semana de septiembre

5 amigas: ninguna soltera, 3 mamis

¡ Por fin llegaba mi momento de relax!

El resumen del fin de semana:

He pasado más tiempo durante estos tres dáas tumbada en las playas de Mallorca, que en dos años enteros

El estrés del día a día, el trabajo y la niña; dejan poco tiempo a pensar en una misma; mucho menos a poder estar tranquila tumbada en la playa y qué mejor que un viaje con amigas de toda la vida, en la misma situación.

Los billetes de avión a Mallorca en estas fechas son económicos y hay muchas opciones en cuanto a horarios.

Para el alojamiento buscamos en booking.com ; al principio teníamos dudas si elegir primera linea de playa o en la ciudad. Elegimos la ciudad; ya que dadas las fechas podria pasar cualquier cosa con el tiempo y un plan de ciudad con lluvia nos hubiera salvado. También huimos de zonas de playa típicas de turismo juvenil extranjero, como Magaluf, conocido por el “balconing”.

Por suerte tuvimos unos fantásticos días de sol.

Alquilamos un coche en la compañía Record Go ; tienen los coches en el mismo aeropuerto y por unos 80€ conseguimos un Nissan Cascai nuevo para todo el fin de semana.

El alojamiento elegido:

Hotel abelux. Un hotel modesto, recién reformado, limpio y muy cómodo para nosotras.

Las playas:

El primer día visitamos cala ses moros, a unos 50 minutos en coche de Palma; bajar a la playa no es fácil y cuando lo consigues te encuentras con un espacio que debería estar restringido o no permitir más de 20 o 30 personas y sin embargo seríamos casi 100.

Te sientes como pingüinos en un acuario, pero las vistas, el baño y la compañía, lo arreglan todo.

Por la tarde nos disponíamos a ir a una de las playas más famosas de la isla, pero paramos a comer en un bar que encontramos de camino y pasamos allí casi casi la tarde. Era de esos sitios muy acogedores pero la carta un poco elevada de precio, tenían opción de plato express por 9,90€, (pollo con patatas de toda la vida)

Por la noche, salimos por la ciudad; cenamos en un bar en la plaza de San Miguel; nos habían recomendado visitar un local para tomar una copa; parecía como salido de una película de romanos; los precios desorbitados, así que decidimos marcharnos a otra zona de bares de la ciudad.

El segundo día la playa elegida fue Illetes, a 15 minutos de Palma, pasamos allí el día con bocatas y ensaladas de preparamos tipo pick-nick.

La tarde-noche del sábado fuimos a la zona típica por el tardeo de gente local.

Ensaimadas

No queríamos volver a casa sin unas típicas ensaimadas de la isla. Fuimos a un horno del centro. Hay que tener cuidado con esto y no esperarse a llegar al aeropuerto para comprarlas; las mismas cajas en el aeropuerto costaban el doble!

Y este es el resumen de una salida de fin de semana con amigas para tomar aire y volver con las pilas cargadas

100% recomendable

 

 

 

marago

Reinventandome cada día, si quieres saber más sobre mí, visita el artículo. SOY YO!

Deja un comentario