¡Arre arre caballito!

¡Bienvenidos de nuevo familia!

Hoy os traigo un post diferente, si nos seguís por instagram (que deberíais para no perderos nada), ya habréis visto que Ester y yo fuimos con nuestros peques a LA FINCA PONY CLUB.

La Finca se encuentra en Bétera, a 15 minutos de Valencia, a los pies de la Sierra Calderona, está rodeada de campos de naranjos, esto hace que sea un entorno perfecto para la práctica de la equitación.

Y diréis…¿qué hacíais allí?

No os preocupéis que esto tiene fácil respuesta, fuimos invitadas (más bien nuestros peques), a ver las instalaciones y a que ellos disfrutaran de una clase de iniciación en este “mundillo” desconocido para ellos y para nosotras las mamis.

Como imagináis ellos estaban super ilusionados, aunque una que yo me se a la hora de la verdad se arrepintió de haber ido, pero no hay nada que una madre no consiga ¿verdad Ester? y Vera como campeona que es se subió al pony y lo disfrutó como nadie, al final la que se quedó con ganas de galopar fue Ester que tuve que agarrarla para que no robase un caballo y se fuera de allí en busca de su ansiada libertad.

Hablemos de las instalaciones…

 

 

​Cuando llegamos, lo primero que vimos fueron las pistas donde estaban entrenando con los caballos. Nos quedamos todos embobados; mirando como corrían para arriba y para abajo, y como saltaban los obstáculos; la verdad que os prometo que esto puede ser bastante hipnotizante, ahora entiendo más a los señores mayores admirando las obras.

Y como la vida es un pañuelo nos encontramos a una chica amiga de nuestros padres de toda la vida; resulta que su hija entrena en La finca y además tiene un caballo allí; así que nos vino de perlas.

Mientras esperábamos nuestro turno nos hizo de guía y los peques estaban la mar de contentos con ello.

Gracias a ella los peques pudieron subirse en un caballo de los grandes; ver como lo duchaban y disfutar del momento zanahoria…

 

Como veis nuestros peques son unos valientes, ¡hasta el pequeño Oliver se atrevió a darle de comer al caballo!, escoltado por el yayo Vicente, eso sí.

Después de este tour donde estuvimos viendo a los caballos en sus cuadras y a los ponys, como buenos Españoles nos fuimos al bar a hacer tiempo.

El recinto tiene una terracita con sombra, que agradecimos no sabéis cuanto y un restaurante en su interior, que la verdad tenía muy buena pinta; una pena no haberlo catado, tendremos que volver con el resto de las chicas del blog.

Me llamó mucho la atención la cantidad de ofertas y de menús que tienen.

Puedes:

  • cenar con amigos
  • pasar la mañana allí y luego quedarte a comer
  • celebrar cumpleaños, comuniones…

Vamos que está la mar de apañado, os dejo aquí algunos ejemplos:

 

Y otra cosa que me flipó…(bueno, en realidad son dos) fue que tienen un servicio de comida para llevar y lo que ellos llaman el espacio BABY FRIENDLY.

Somos conscientes de lo dificil que a veces resulta salir a comer con niños pequeños; por eso nos encantan este tipo de iniciativas.


Mientras los mayores picoteábamos y nos refrescábamos, los peques dieron rienda suelta a “sus dotes de jardinería”… menudos bichos están hechos, no os dejéis engañar por la cara de no romper ningún plato que pone Vera.

¡Y por fin llegó su momento!

Mar fue la encargada de atendernos, fue super maja y además fue la que hizo felices a Vera y a Enzo durante la experiencia; nos indicó donde estaban los cascos, y una vez bien protegidos nos fuimos a la pista a esperar a “nuestros” esperados ponys.

Mientras ellos no paraban de mirarlos alucinados yo no podía parar de mirarles el pelazo que tenían, os prometo que uno de ellos ese parecía a Justin Bieber, o por lo menos se peinaban igual.

 

¿No me digáis que Enzo no estaba para comérselo?

Bueno, en realidad estaban los tres para comérselos, estos dos subidos en el pony y  Oliver rebozado de tierra; porque aunque no pudo subir se lo pasó pipa tirándose por el suelo y trepando por el lugar…

Y bueno para que veáis que las mamis también estuvimos ahí; os dejo la prueba, que aquí no engañamos a nadie…

Espero que os hayamos descubierto un nuevo sitio para ir a pasar el día con vuestros peques.

¿Os animáis a ir?, ¿habéis estado aquí o en algún sitio como este?, contadnos cositas que nos encanta leeros.

¡Feliz día y feliz comienzo de Julio!

@whiskyconlola

 

 

 

 

Whisky con Lola

Mujer, madre, intento de healthy, instagramer y ahora bloguera.
Made in Valencia.
15/7/1986

Deja un comentario